logo litoralcode
logo de creserh
logo vule
linkedin edit samalloa twitter de edit samalloa facebook blog de edit samalloa g+ de edit samalloa youtube edit samalloa rss del blog

TOMA DE DECISIONES: un desafío creciente

imagen árticulo toma de decisiones

Comencemos por definir qué es tomar decisiones.

Tomar (Origen incierto): adoptar una actitud o poner por obra.
Decisión: (Del lat. decisĭo, -ōnis). Determinación, resolución que se toma o se da en una cosa dudosa. Adoptar una actitud ante una situación.
Tomar una decisión es hacer un “corte” en un proceso de evaluación de las diferentes facetas de un problema y después de haber estudiado las múltiples opciones que se ofrecen. ‘Decidir’ es separar, dejar de lado, cortar. Tiene relación con escindir, que significa lo mismo, cortar.

La palabra decisión implica una acción de la voluntad: "Yo haré esto, no haré aquello". Todos los días tomás decisiones, desde el momento en que suena el despertador y te quedás remoloneando hasta cuando decís “por hoy es suficiente” y te vas a dormir.
Según Peter Drucker una decisión eficaz “es el resultado de un proceso sistemático, compuesto de elementos claramente definidos y escalonado en una secuencia de etapas bien determinadas”. 1

Aún cuando las funciones de los directivos son diversas, una de sus tareas específicas consiste en tomar decisiones en todas sus operaciones. Es una responsabilidad que ningún empresario o gerente puede eludir.

Sin embargo todos nos encontramos con muchas dificultades para ser eficaces en esta acción. A pesar de ser una conducta trivial el tener que elegir, se entorpece por la propia COMPLEJIDAD DEL TRABAJO DIRECTIVO Y EL ENTORNO en el que se adoptan esas decisiones.

Considero como funciones básicas de un ejecutivo a:

  • planificar
  • organizar
  • presupuestar
  • gestionar el personal
  • establecer directrices
  • solucionar problemas
  • controlar
  • comunicar
  • implicar
  • motivar

Estas funciones implican que en todas ellas y en forma constante se adopten decisiones de mayor o menor importancia, estén íntimamente interrelacionadas y vinculadas entre sí a la vez que son profundamente interdependientes. Esto mismo pasa en todas las áreas operativas y gerenciales de la empresa.
Hay algo específico que caracteriza a las decisiones empresariales: que las personas que toman estas decisiones son conscientes de que actúan en el contexto de una organización que posee sus propias normas, metas y propósitos.

Ello se ve reflejado en:

  • las presiones que ejerce la propia organización.
  • el hecho de que los directivos trabajan con y para otras personas.
  • la necesaria aceptación de la responsabilidad que implica la decisión empresarial.
  • el rechazo al status quo existente.

Lo antedicho presiona y condiciona la toma de decisiones, ya que limita el ámbito en el que los directivos pueden “moverse”.
Muchos empresarios y directivos tienden a convertir la toma de decisiones en un proceso rutinario, no sujeto a análisis y planteamientos lógicos y racionales.
Por eso hay que tener mucho cuidado con:
restar valor al proceso de toma de decisiones o rechazar el uso de las técnicas de gestión que se aplican en esta área
afrontar las decisiones importantes aplicando los mismos criterios y métodos que utiliza para las decisiones ordinarias
habituarse tanto a adoptar decisiones de forma rutinaria que cuando deba tomar una decisión de importancia o muy compleja se sienta incapaz de hacerlo.

IMPLICANCIAS PERSONALES:

Un elemento clave que siempre debe ser tomado en consideración es el factor humano.
Aún cuando la tecnología nos ha suministrado programas informáticos que simplifican en forma eficiente esta acción gerencial no debemos olvidar que:
Son seres humanos quienes diseñan los programas que utilizan esos instrumentos.
Son seres humanos quienes “alimentan” el modelo o el programa con la información que necesitan.
Son seres humanos quienes analizan y evalúan los resultados obtenidos con esos instrumentos.
Son seres humanos quienes toman la decisión final de implantar o no la solución recomendada por el modelo o el programa informático.
También es impredecible determinar la reacción de las personas que implantan las decisiones adoptadas en los niveles de dirección.
Uno de los mayores pecados del nivel directivo es ser incapaz de tomar decisiones. La actitud que los empresarios asuman es clave para ayudar o impedir que sus colaboradores o subordinados adopten decisiones. Asimismo depende del tipo de liderazgo que los directivos desempeñen: permisivo, burocrático, autocrático, consultante y participativo. Pero el más funcional para una empresa es el estilo situacional.
Por otra parte, el recurso de la intuición no está radicalmente opuesto al razonamiento lógico, sino que ambos enfoques se complementan.
En otra oportunidad desarrollaré algunos puntos a tener en cuenta para tomar decisiones eficaces en el mundo laboral.